Thursday, September 14, 2006

Asociacionismo (Pavlov-Thorndike)

Asociacionismo
Esta doctrina radica en sostener que todo hecho mental complejo está constituido por múltiples elementos irreductibles de origen sensorial, combinados entre sí en virtud de “leyes asociativas”; el número y la naturaleza de éstas se definen de forma diferente en las diversas orientaciones asociacionistas.
En la cultura occidental el asociacionismo tiene una larga historia. Fue Platón el primero que en un pasaje del "Fedón" ilustró con ejemplos dos leyes asociativas: las de contigüidad y semejanza entre las ideas. Aristóteles observa que una idea tiende a evocar otra en la mente, y enuncia las que durante mucho tiempo serán las tres leyes fundamentales de la asociación: semejanza, contraste y proximidad o contigüidad en el espacio y en el tiempo.
Los filósofos empiristas elaboraron los cimientos de una psicología asociacionista. Para David Hume, el más radical y consecuente con los principios del empirismo, las ideas de nuestra mente se asocian según unos principios que rigen nuestros pensamientos, estableciendo lazos entre ellos. Nuestras ideas se encuentran conectadas naturalmente bajo tres leyes: la semejanza, la contigüidad y la relación causa-efecto.
Después de muchos siglos, el asociacionismo adquiere una importancia capital en la filosofía empirista inglesa: Th.Hobbes y J.Locke afirman que todos los conocimientos derivan de impresiones sensibles simples, vinculadas entre sí por el proceso asociativo; G.Berkeley aplica el principio asociativo a la percepción visual; D.Hume explica también la percepción de la causalidad mediante el principio de la contigüidad temporal, y D.Hartley, en sus "Observaciones sobre el hombre" (1749), sistematiza la doctrina asociacionista manteniendo como única ley la de contigüidad, a la vez que extiende su validez más allá del ámbito tradicional de las sensaciones y de las ideas hasta el ámbito de los movimientos del cuerpo, la imaginación, la emoción, la actividad voluntaria y los sueños.
Pero es sobre todo gracias a los experimentos llevados a cabo por H.Ebbinghaus, G.E.Müller, I.P.Pavlov, V.M.Bechterev y E.L.Thorndike, entre 1885 y 1910, que el asociacionismo se convierte en una teoría científica.
Las leyes que defendió el asociacionismo son:
1. La ley de contigüidad: dos procesos psíquicos que ocurren a la vez o sucesivamente se asocian entre sí.
2. La ley de frecuencia: las asociaciones que se hacen con mayor frecuencia son las que más duran.
3. La ley de recencia: las asociaciones que se realizan recientemente son también las que más duran.
El asociacionismo como doctrina específica fue retomado por James Mill y J. St. Mill, los cuales establecieron las bases de una psicología científica empírica y experimental. Para estos autores, los procesos psíquicos se suceden unos a otros siguiendo unas determinadas leyes de conexión y enlace, leyes que podían ser tipificadas, cuantificadas y descritas. La conciencia comienza a poder ser "medida" indirectamente.
Pavlov-Thorndike
El ruso Pavlov, que descubrió el condicionamiento, adopta el principio de asociación por frecuencia, pero lo transfiere por entero desde el ámbito subjetivo de las sensaciones, las ideas y la memoria al nuevo ámbito objetivo y experimental de las secreciones glandulares externas.
Como Pavlov, también el estadounidense Thorndike realiza experimentos de tipo asociacionista sobre el aprendizaje de los animales. Extiende los criterios asociacionistas al estudio del niño y del adolescente y elabora una teoría asociacionista general sobre una base experimental, denominada por él: conexionismo, para diferenciarla del asociacionismo de la tradición filosófica. En tanto que postula que aprender significa conectar y que la mente no es más que un sistema de conexiones perfectísimamente articulado, y en tanto que señala como objetivo del psicólogo experimental el descubrimiento de las conexiones específicas de intensidad variable que se dan entre los estímulos ambientales y las respuestas patentes del organismo. La teoría de Thorndike es la precursora más directa de las actuales teorías del aprendizaje estadounidenses, centradas por entero en la formación, desarrollo y disolución de los nexos asociativos.

Además, al considerar insatisfactorias las leyes de asociación por contigüidad y frecuencia, Thorndike anuncia en 1905 la famosa ley del efecto, según la cual “todo acto que, en una situación determinada, produce satisfacción, acaba siendo asociado a esa situación; y, en consecuencia, cuando ésta vuelve a presentarse, el acto correlativo tiene mayores probabilidades de repetirse respecto del pasado. Por el contrario, todo acto que, en una situación determinada, produce insatisfacción, acaba por disociarse de tal situación; y, en consecuencia, cuando ésta vuelve a presentarse, el acto correlativo tiene menores probabilidades de repetirse con respecto al pasado”.

1 Comments:

Anonymous Anonymous said...

cual es la biografia??de la teoria

5:50 PM  

Post a Comment

<< Home